Una alternativa plausible para los coches averiados…

Si eres de las que están a punto de comprarse un coche nuevo tenemos que darte algunos consejos antes de hacerlo, entre otras cosas porque deberías tener en cuenta ciertos factores a la hora de hacer un desembolso económico de envergadura. Repasemos algunas de las cuestiones que debemos tener en cuenta.

Lo primero que hemos de hacer es considerar si vender coche para chatarra es apropiado o es más adecuado aprovechar el plan PIVE.

Repasemos primero esta última cuestión, pues es la que mucha gente elige cuando quiere estrenar un vehículo nuevo. Es cierto que el gobierno ha puesto mucho empeño en este plan de incentivos para vehículos nuevos, pero si pensamos detenidamente en este particular, la rebaja ha sido enormemente sustancial. Si en las primeras ediciones el precio que se pagaba por un coche usado era de unos 1200-1400 euros, hoy en día tal precio se ha rebajado hasta los 750 euros. Y eso si el coche funciona y tiene todos los papeles en regla. Por eso tenemos que ver la otra alternativa, esto es, la de acudir a un desguace con el coche que pretendemos vender para sacar algo de dinero con el que pagar nuestra nueva máquina.

Pues sí, en muchas ocasiones nuestro vehículo puede ofrecernos muchísimo más dinero si lo llevamos a un desguace que si lo pasamos por el plan PIVE. Tengamos en cuenta que las empresas de reciclado de elementos mecánicos reutilizarán las piezas de nuestros viejos utilitarios, así que no es raro que si nuestra vieja berlina tiene un motor aprovechable, una caja de cambios en buen estado o cualquier otra pieza que esté de buen ver pueda ser un objeto deseable para un desguace. Y claro, el precio que obtendremos será muchísimo más rentable que si acudimos al PIVE. Pero ahí no acaba la cosa, puesto que al ir a comprar nuestro vehículo nuevo debemos hacer las cosas bien desde el minuto 0.

Nunca adquieras un coche en la primera visita, es mejor que dejes tu número de teléfono y te hagas de rogar. Cuando así actúes verás que desde los concesionarios te llamarán para ofrecerte alguna rebaja sustancial.

Por supuesto, tampoco puedes restringir la búsqueda a coches que te llamen la atención. Vale, puede que te guste un deportivo flamante para que los tíos se queden mirando con gesto bobalicón, pero debes mirar todos los vehículos que estén a tu alcance, porque puede que salte una sorpresa y al final elijas algo que no habías pensado y que, definitivamente, te convence del todo.

Y no olvides la regla de oro: a veces un desembolso de cinco cifras en un coche nuevo es un ahorro a largo plazo.

Olvidarte de la ITV hasta dentro de cuatro años, ahorrar combustible y cambios de aceite, ir más segura con los sistemas de seguridad (activos y pasivos) son cosas que, a la larga, salen rentables. Así que no lo dudes y, tras dirimir si aprovechas el PIVE o te decantas por un desguace, cómprate un coche nuevo. Saldrás ganando.

 

This entry was posted in Otros.

Deja un comentario