Tu hijo crece y su cama también

Tu hijo crece y su cama también tiene que crecer. Necesita menos espacio en la habitación y más en la cama para estar a gusto y llega el momento de elegir camas juveniles y dar un cambio a su cuarto. En Internet hay muchas opciones a muy buen precio que te permitirán hacerlo sin gastar demasiado dinero y consiguiendo a la vez la originalidad que un adolescente siempre busca para su habitación, que se convierte ahora en su pequeño reino.

Una cama doble para tu hijo

Una vez que tu hijo crece va a pedir más espacio. Tal vez quiera una cama doble, más cómoda y adaptada a su tamaño. La cama doble ocupa más espacio en la habitación, pero al llegar a determinada edad no va a necesitar el hueco que antes usaba para jugar y seguramente se dedique a actividades más tranquilas como jugar a la consola desde cama o a realizar sus trabajos en el escritorio.

Una cama doble con litera para invitados

Pero aunque tu hijo crezca, seguro que sigue queriendo tener invitados en casa y traer a algún amigo o amiga a pasar la noche. Las camas dobles con una litera con cama individual es perfecta para esto, ya que el joven podrá traer a su amigo sin necesidad de compartir la cama. O, en caso de que no les importe compartirla, podrán ser más en la habitación.

El hueco entre la cama y el techo normalmente no se aprovecha y con esta litera tendrá una cama que estará siempre lista para usar y que resultará muy cómoda.

Deja que comience a buscar su propio estilo

En cualquier caso, no hay que olvidar que cuando un niño llega a la adolescencia, comienza a reafirmar su personalidad y a desear crear un espacio propio en el que estar. Es el momento de darle un cierto margen y consultarle antes de tomar decisiones.

Una buena manera de hacerlo es a través de las tiendas online, entrando con tu hijo y “negociando” ligeramente el estilo pero, sobre todo, el precio de cada mueble. Aprenderá a ceñirse a un presupuesto y también a defender sus puntos de vista.

Tu hijo crece y su cama también, pero no solo su cama, sino sus necesidades respecto a su cuarto y también a su vida. Comenzar con el dormitorio es una buena manera de comenzar a asumir cambios y decisiones por ambos lados.

This entry was posted in Familia.

Deja un comentario