pin up

La iluminación en las cocinas es de vital importancia, ya que aparte de cumplir con su función principal de iluminar los espacios, esta sirve para complementar la decoración y para aportar mayor seguridad, por lo tanto, no es un asunto que deba dejarse al azar.

Y tú, ¿sabes qué tipo de iluminación es mejor para tu cocina? En caso de que aún no lo tengas claro, aquí te lo contamos.

Tipos de iluminación para cocina

Estos son los tipos de iluminación a los que puedes optar para hacer de tu cocina un lugar funcional, seguro y resplandeciente:

Iluminación general

La iluminación general es aquella que abarca todo el espacio de la cocina. Para lograrla, las luces generalmente se instalan en el techo, bien sea en el centro (una lámpara grande) o varias luces o lámparas a lo largo de todo el techo. Eso sí, a una altura correcta para que brinden una iluminación homogénea y constante.

Por tal motivo es fundamental contar con luces que irradien un alto nivel de luz.

Iluminación ambiente

La iluminación ambiente también tiene como objetivo principal aportar luz de manera homogénea y constante sobre toda el área que abarca la cocina solo, que en lugar de ir en techos, esta se instala en rincones e incluso, debajo de muebles y armarios de cocina, para así proporcionar zonas claras.

Por tanto, este tipo de iluminación no solo es funcional, sino que también hace lucir muy bien todos los elementos decorativos del espacio.

Iluminación de trabajo

Cuando se habla de iluminación de trabajo se hace referencia a aquella que se requiere en las áreas en las cuales se preparan, procesan y cocinan los alimentos. Esta es fundamental para garantizar excelentes resultados y para evitar accidentes en la cocina.

En este sentido, las luces pueden ir directamente sobre las encimeras, área de cocción o isla. La iluminación de trabajo puede combinarse con la iluminación general o ambiente.

¿Luz fría o luz cálida cuál elegir?

Aunque en este sentido cada cual tiene sus gustos, en el momento de elegir la luz para tu cocina lo mejor será que te decantes por luces de temperatura fría.

Este tipo de luz aporta luminosidad superior, lo que no solo hará que los muebles y decoración de tu cocina luzcan mejor, sino que es ideal para cortar, cocinar, servir y hacer cualquier otra tarea en este espacio de la casa, pues, podrás ver con mayor claridad, lo que es útil para evitar accidentes, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *