La nueva tendencia en decoración navideña para escaparates

Diciembre es el mes de la Navidad.

Pocas fechas resaltan tanto en el calendario que estos días de magia, festividad y encuentros familiares. Me gusta todo de estas fechas, sus tradiciones más remotas y los nuevos hábitos adquiridos.

El pino de Navidad, el turrón, las cenas de empresa, el cotillón, los regalos, papa Noel, los programas televisivos, las 12 uvas, el roscón de reyes, … y por supuesto, los decorados navideños.

Contemplar escaparates es uno de mis hobbies preferidos.

Cada año, más llamativos, más elaborados y con más detalles. Se ha convertido en una estrategia de marketing esencial en todas las empresas, hasta tal punto de afectar negativamente a la economía del negocio si no incluyes adornos navideños.

Es fácil encontrar catálogos especializados en decoración navideña para empresas de todos los sectores: oficinas, hostelería, tiendas de moda, etc.

Este año, las tendencias apuntan hacia el uso de los muebles rústicos en su versión más hogareña, incluyendo detalles que van desde el clásico blanco/dorado, hasta colores más vibrantes, como el azul eléctrico.

El mueble como protagonista del escaparate

La inversión

Es fácil pensar que no es rentable comprar muebles para decorar un escaparate, sobre todo teniendo en cuenta la fugacidad de este tipo de decoraciones.

Si tienes un poco de maña, lo ideal es rescatar muebles antiguos y darles una segunda oportunidad con una capa de barniz o pintura efecto tiza. Los muebles en blanco están de moda y aportan un estilo rústico-vintage que va muy bien en decoraciones navideñas.

También podrás encontrar muebles de segunda mano a un buen precio e, incluso, alquilarlos por temporadas.

En cambio, si optas por comprar muebles rusticos o encargarlo a medida, debes tener en cuenta que su precio será mucho más elevado, ya que se trata de muebles de madera maciza, resistentes y con mayor calidad.

 

El mobiliario

Los modelos preferidos son las consolas, aparadores o baldas tipo estanterías colgantes, con encimeras de gran grosor y acabado desgastado. Frente al color, los marrones naturales de la madera cobran importancia y, en caso de utilizarlo como mesa, no se viste con manteles o telas.

Prima las líneas sencillas propias del minimalismo, pero conjugan con otros accesorios decorativos que rozan lo tradicional, como son las patas y remaches de forja.  En ocasiones, los muebles rústicos se entremezclan con otros más propio del romanticismo y elementos de estilo industrial.

 

Otros adornos

Junto a tu mueble como pieza principal del escaparate, no debe faltar otros adornos navideños para recrear un ambiente familiar que nos impacte, conmueva y nos llene de nostalgia.

Huimos del pino de Navidad, quedando éste colocado en el interior de la tienda y apostamos escenas más reales. Una chimenea, una mesa lista para cenar en familia, un dormitorio cálido o una escena exterior inundada de falsa nieve.

Es increíble lo que un escaparatista puede imaginar y hacer.

This entry was posted in Deco.

Deja un comentario