Hacer realidad un sueño: tu propio vestidor

Los vestidores son el sueño de cualquier persona aficionada a la ropa y al orden especialmente hoy en día en el que hay adeptos tanto entre las mujeres como también los hombres, ya no es un sueño únicamente femenino.
 
Hemos pasado de las habitaciones clásicas con un armario a las habitaciones con armario empotrado y de esto a los vestidores como elemento imprescindible en la casa para muchas personas.
 
Pero si tu casa no tiene vestidor, puedes hacer uno a medida tomando parte de otra habitación o, dependiendo de cómo esté distribuida la vivienda, aprovechando incluso parte de un pasillo. Incluso hay parejas que anteponen el vestidor a un baño en la habitación y que usan este espacio para crear zona de almacenaje para su ropa.
 
 

Un vestidor debe adecuarse a las necesidades de cada uno

Hemos hablado de zona de almacenaje, pero para muchos el vestidor es algo más que un lugar en el que guardar ropa más o menos ordenada, es un lugar especial, un pequeño oasis en el que quieren sentirse relajados y con la sensación de estar en una tienda de clase en la que poder elegir una prenda nueva cada día.
 
Por eso, ponen mucho cuidado en el diseño del vestidor escogiendo si prefieren un vestidor abierto o cerrado, decidiendo dónde poner cajones, estantes y barras, pensando en los mejores lugares para los espejos y, tal vez, incluyendo elementos como un banco para sentarse o incluso un tocador para las joyas y el maquillaje.
 
Y es que, efectivamente, un vestidor debe adecuarse a las necesidades de cada uno para cubrir al máximo las necesidades que se nos presenten.
 

Busca acabados de calidad para que duren más tiempo

Si se busca un vestidor de ensueño los acabados deben de ser de muy buena calidad. El material ideal para el vestidor es la madera, porque es un material bonito, versátil y que permite diferentes acabados, tanto naturales como pintados. Elegir una madera de calidad y con unas bonitas vetas permite tener un vestidor impecable solo con aplicar un barniz.
 
Pero también hay que elegir el tipo de cierre de las puertas en caso de que las haya, los marcos para los espejos o componentes como las barras que pueden ser muy diferentes en función de la calidad que se escoja.
 
Por último, una vez que el mueble está diseñado y hecho, queda instalar complementos como la luz, tan importante para poder ver todo lo que hay en el vestidor, o los pequeños adornos que pueden ir situados en los estantes y que le darán un toque de clase, aportándole personalidad al vestidor y haciéndolo un poco más personal e irrepetible.
 

¿Tú también tienes como sueño conseguir tu propio vestidor?

 

This entry was posted in Otros.

Deja un comentario