4 trucos para elegir el vino perfecto

Cada ocasión requiere de un vino concreto, por eso es tan difícil elegir el adecuado, sin embargo el proceso puede ser mucho más sencillo si nos hacemos las preguntas clave.

¿Cuál es el destinatario?

Es uno de los primeros aspectos a los que atender a la hora de elegir un vino. Si el vino es para nosotros la complicación es igual a cero, sin embargo si el vino va a ser un obsequio o formar parte de alguna reunión especial, aparecen las complicaciones.

Si la persona que va a recibir el vino aún se está adentrando en el mundillo, podemos optar por vinos populares como un Ribera del Duero, un crianza Rioja o un blanco Rueda. Para los auténticos amantes del vino, está bien optar por alguna Denominación de Origen menos conocida. A una persona moderna podemos ganárnosla con el packaging, optar por una etiqueta llamativa y vino de buena calidad, mientras que los vinos reserva son la opción perfecta para personas clásicas.

¿Para qué ocasión?

¿Eventos al aire libre y barbacoas? Vinos frescos y frutales.

¿Algo que celebrar? Cava o champagne.

¿Cena informal con amigos? Opta por vinos con buena valoración.

¿Cena con tus padres o tus suegros? Apuesta por vinos de gran calidad y amplio reconocimiento.

Por último, para momentos de relax opta por tu vino favorito, y por los vinos de la zona durante tus vacaciones.

¿Qué alimentos va a acompañar?

Si vas a acompañar el vino con comida es importante tener en cuenta el tipo de alimentos que se van a servir para escoger un buen maridaje. Vino blanco para los pescados, vino tinto para las carnes rojas…

¿Cómo conservarlo?

No todos los vinos requieren la misma conservación, ya que cada uno cuenta con una temperatura perfecta. Entre los 10º y 18ºC el vino tinto, entre los 4º y 12ºC el vino blanco y 6º y 10ºC los rosados. Contar con una vinoteca doble temperatura te permitirá conservar todos tus vinos a la temperatura idónea.

 

 

 

 

This entry was posted in Otros.

Deja un comentario