4 ejercicios de mindfulness para mejorar tu rutina diaria

Los ejercicio de mindfulness para mejorar tu rutina diaria forman parte de cualquier proyecto de desarrollo personal que quieras llevar a cabo y resultan muy fáciles de realizar y de acoplar a tu rutina de cada día. Te ofrecemos unas propuestas que no te llevarán mucho tiempo y que mejorarán tu día.

Ejercicios Mindfulness

1. ¿Cuánto hace que no saboreas tu desayuno?

Normalmente, nos levantamos con el tiempo justo para ir a trabajar, nos duchamos y tomamos un café, quizás con una tostada, pero con la cabeza ya puesta en lo que tenemos que hacer a lo largo del día. Programa tu mañana para poder disponer de diez minutos para tomar tu café despacio, disfrutando de su sabor y sin pensar en nada más que en lo que estás haciendo. Verás como tu forma de empezar el día cambia.

2. Meditación de un minuto cuando el trabajo te supera

Si el trabajo te agobia piensa que es mejor perder un minuto que saturar la mente y no ser capaz de avanzar. Así que centra tu atención en algo que tengas muy cerca, por ejemplo en el ratón de tu ordenador y fíjate en su forma, en las letras que tenga dibujadas, en cómo se arruga el cable que lo conecta a la CPU… se trata de centrar plenamente tu atención en eso y despejar la cabeza de todo lo demás. Un minuto puede ser suficiente para conseguir que tu cabeza se desatasque y vuelva a fluir el pensamiento.

3. Parada para el café, vive el momento

Si en tu trabajo se hace una parada para comer o para tomar un café, vive el momento. No estés pensando en el trabajo ni hables de eso con las personas con las que compartas ese momento. Disfruta de la conversación, de la comida y de la bebida y saborea cada uno de los minutos de los que dispongas antes de volver al trabajo. Así, conseguirás una auténtica desconexión.

4. Repasa tu cuerpo antes de dormir

Acaba el día como lo has comenzado, con atención plena. Esta vez haz un escáner corporal antes de dormir. Fija tu atención en cada una de las partes de tu cuerpo. Comienza por los pies, ¿están cansados? ¿Te duelen tras un largo día? Trata de relajarlos y sube hacia tus piernas. Poco a poco vete repasando cada parte de ti y procurando que se relaje antes de dormir. Y no te preocupes si te da el sueño y te quedas dormido sin acabar, porque ese es el objetivo.

Deja un comentario