Tener una mascota mejora tu salud

Las mascotas no son un juguete que podamos usar un día y olvidarnos otro. Son nuestros amigos y debemos responsabilizarnos de ellos y quererlos como parte de nuestra familia.

Aunque a veces sean un poco “trastos” y rompan cosas o ensucien, los beneficios de tener mascotas están probados científicamente y superan con creces a los pequeños inconvenientes del día a día.

Tal y como dice Glenn N. Levine, del Colegio Baylor de Medicina en Houston: “Tener una mascota, sobre todo un perro, parece estar asociado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca”.

Esto en parte está relacionado en parte con el hecho de que tener una mascota acaba provocando que nos mantengamos más activos y hagamos algo más de deporte, aunque sea simplemente caminar cada día un rato por el parque, lo cuál es perfecto sobre todo para personas de edad avanzada.

No sólo mejora nuestra salud cardiaca, sino que tener un perro o un gato también mejora nuestra autoestima y nos hace ser más sociables. El sentimiento de soledad es mucho menor y por ello se puede afirmar que en parte previene la depresión.

Cuidar de tu mascota es bueno para ambos

perro y gato

Hacernos responsables de otro ser también mejora nuestro caracter, ya que nos hace responsables, organizados y solidarios. Pero los extremos no son buenos y no hay que obsesionarse. Si tenemos un perro tenemos que tener en cuenta que no es una persona y por lo tanto los cuidados no son los mismos: ni su ritmo es como el nuestro, ni lo es su alimentación, ni su forma de relacionarse.

Por ejemplo, muchas personas cometen el error de pensar que los perros comen “de todo” y les alimentan de sobras sin más. Esto no es bueno, ya que nosotros somos animales omnívoros (y por lo tanto nos alimentamos tanto de vegetales como de carne), pero los perros y los gatos son carnívoros, lo cuál quiere decir que el mejor alimento para ellos es el de origen animal.

Esto no significa que un perro no pueda comer algo vegetal de vez en cuando, pero no es lo normal para ellos, ya que tanto su aparato digestivo como su mandíbula y dientes son los de un animal carnívoro que gestiona mucho mejor lo de origen animal. Tampoco quiere decir esto que sólo le alimentemos de la misma carne y huesos día a día ¡Hay que variar! Lo cuál no es muy complicado, debido a la gran oferta en piensos específicos para perros de todo tipo que podemos encontrar en tiendas de animales y grandes superficies.

Si tenéis preguntas con respecto a vuestros animales id a vuestro veterinario habitual y no dudéis en consultar todo lo que sea necesario. Estar informado y proporcionar los mejores cuidados a nuestra mascota le alargará la vida a ella y nos hará más felices a nosotros.

 

Si te ha gustado, ¡comparte con tus amigos! :P

Share to Google Plus

Deja un comentario