Cómo conservar en perfecto estado el vino de botellas abiertas

Para las que seáis amantes del vino como yo seguro que os ha fastidiado que, en más de una ocasión, se haya echado a perder un buen vino sólo porque a tu pareja no le guste y tengas que terminarte tú solita la botella, ¿verdad? Y veamos… Una copita en la cena está bien pero de ahí a terminarse la botella entera en poco tiempo, no creo que fuese muy bueno para nuestra integridad, ¿verdad?

Pues con el paso de los años he aprendido a evitar las grandes pérdidas de dinero en forma de vino que se suceden cuando una botella abierta pierde sus cualidades y por tanto es un producto exquisito que tiramos literalmente por el desagüe. He hecho varias pruebas, leído mucho, preguntado a gente amante del vino (sobre todo a aquellos a los que una botella les dura tanto como a mí) y he llegado a varias conclusiones de los mejores trucos para conservarlos del mejor modo posible.

  • Posición horizontal

Y el motivo principal de este truco es que toque el corcho. Este truco me lo contaron en una visita que hice a la empresa Gruartlamancha en uno de mis viajes por la ruta del vino. Nos contaron que evita que el vino se seque. ¡Qué cosas más raras! Pero es verdad… Desde que dejo mis botellas de forma que el vino toque el corcho, que se mantiene en mejor estado durante más tiempo.

  • Lugar oscuro

El botellero debe estar en un lugar oscuro y húmedo. Volvemos a buscar que el vino no se seque… Puede parecer extraño que un líquido se pueda secar. La verdad es que no tengo suficiente formación en el sector como para poder explicaros este concepto. (Si nos lee algún experto que no dude en hacer un comentario en el post y podré actualizarlo con mucha más información de la que poseo ahora mismo.)

Sobre este segundo truco no hay más que pensar en las bodegas. Siempre las sitúan en los sótanos y suelen ser lugares fríos, húmedos y sin mucha luz. La iluminación suele ser tenue.

Para llegar a esta conclusión fui práctica y utilicé ña táctica de “prueba/error”, es decir, guardé un tiempo el botellero en la propia cocina y luego otra temporada en la despensa ya que mi casa no dispone de sótano. Como cabe esperar, de esta segunda forma, el vino siguió en perfecto estado mucho más tiempo que de la primera.

Si te ha gustado, ¡comparte con tus amigos! :P

Share to Google Plus
This entry was posted in Otros.

Deja un comentario